¡¡Heyyy como anda la people!!!

Quiero comenzar este blog con un refrán judío que dice así:

“Si un hombre sin suerte vendiera paraguas, dejaría de llover, si vendiera velas, el sol no se pondría, y si vendiera ataúdes la gente no se moriría”

Alguna vez has escuchado decir “mira que chico/a con tan buena suerte” u otro “mira que hoy estas de suerte” y entonces la pregunta clave sería ¿Existe la suerte? mucha gente cree más en amuletos o supersticiones, que si la pata de conejo, que si el gato negro, que si pasas debajo de una escalera etc.

Sin embargo, se han hecho experimentos científicos en donde se desmiente todo este tipo de efectos sobre nuestras vidas.

Sin embargo, Richard Wiseman hizo un estudio que duro 10 años sobre 400 personas que consistió en crear dos grupos, uno que decía que tenían buena suerte y la otra mitad que decía tener mala suerte.

Lo que él quería comprender, era lo que en realidad pasaba con unos y con otros, las personas contestaron

cuestionarios hicieron diarios hicieron test de inteligencia y el resultado fue que los que buscan la suerte siempre la encuentran, esto lo demostró juntando los dos grupos y dándoles un periódico en el cual todos tenían que contar las fotografías que había en ese periódico.

Por una extraña razón los suertudos tardaban unos segundos en contar y los del grupo decían no tener suerte se demoraban hasta dos minutos, la razón misteriosa de el porque los que tenían buena suerte tardaban tan poco tiempo a diferencia del otro bando fue que el periódico tenía un anuncio que decía “Este periódico tiene 43 fotos no sigas buscando” mientras que el otro bando nunca veía el anuncio.

Además, había otro anuncio que decía “Deja de contar dile al investigador que haz visto este anuncio y te dará 250 euros” pues nuevamente ¿qué crees? Exacto ya lo pensaste, los del grupo de la mala suerte otra vez no veían el anuncio y esto debido a estar obsesionado por buscar las fotos la presión y el estrés hacia su función de solo buscar una sola cosa y a todo esto ¿qué?

Pues resulta que la ansiedad provoca que te fijes menos en lo inesperado cuando mas te empeñas en buscar algo concreto tu rango de ver la película completa se cierra dejando pasar oportunidades por alto que están a tu lado.

De hecho, aquí está la clave número 1 para poder tener suerte, fíjate en las oportunidades y crea oportunidades o sea ¿cómo? Si mira las personas suertudas buscan las oportunidades para que pase algo distinto.

Como ejercicio la próxima vez que vayas a una reunión o party o kizombada o como le digan en tu país, pues simplemente ponte como reto hablarles a personas que no conozcas, a tus amigos ya los conoces habla con otros por que no sabes si mas adelante puede surgir un negocio o quizá te ayude a algo o aún mejor quizá te presente al amor de tu vida.

A esto es a lo que llamamos crear oportunidades, de lo contrario piénsalo de la siguiente manera generalmente haces lo mismo vas a los mismos lugares, hablas con las mismas personas y muy rápido ya no hay nada nuevo, pero si provocas situaciones distintas, nuevas oportunidades se presentan y si estas bien trucha las cachas al vuelo y ahí es cuando se dice “que suerte tiene este tipo” en otras palabras para tener una vida con suerte fíjate en la oportunidades y crea esas oportunidades.

Para finalizar te dejo con este proverbio árabe:

“Tira al mar a un hombre con suerte y saldrá con un pez en la boca”

Nos leemos pronto y recuerda No es magia, es habilidad social Entrena tu cuerpo y mente.
Tu amigo
Hugo Morales